miércoles, 12 de diciembre de 2007

A propósito de los consejos y las normas


Hay un dicho que dice "consejos vendo y para mi no tengo".

Tenemos una costumbre los humanos, es la de dar consejos, eso no está mal siempre y cuando además del consejo nos den también buen ejemplo.


A veces no bastan con los consejos y hemos de recurrir a las normas como ocurre con el tráfico de vehículos. Antes de poder conducir un coche hemos de superar un examen en el que dejamos probado que conocemos el código de circulación y que tenemos la intención de cumplirlo.


Una de las normas hace referencia a la importancia de no revasar los límites de velociad, lógico ¿no? todos sabemos que además de a un accidente en el cual podemos dañar gravemente a otras personas y a nosotros mismos también nos exponemos a una multa que en el caso del nuevo código supone una sanción económica y la pérdida de parte de los puntos.


Si te pillan en una carretera a 130 km/h cuando el límite está a 90 km/h la multa puede ascender a 1000 € más la pérdida de 6 puntos del carné, eso si perteneces a la mayoría de los mortales.


Si el infractor es el Director General de Tráfico ¿se aplicará la misma sanción?...

4 comentarios:

niobe dijo...

Pues , espero que si porque lo primero es predicar con el ejemplo, pero lo que más igual me da es la sanción , lo importante es la infracción. Si unos pocos nos preocupamos por cumplir las normas y otros se la saltan a la torera el peligro continua y normalmente quien paga las consecuencias son los inocentes

César Ignacio, LIDER DE LA PARTIDA dijo...

Saludos Marian.
Gracias por tus palabras en mi blog, lo aprecio mucho.
Creo que eso de "luz verde" para los Jefes de tránsito ocurre en casi todas partes.
¡Si tuvieses que conducir acá en Lima!, nadie respeta nada, ni siquiera en los distritos donde hay estricto control. ¡Humm!, sálvese quien pueda.
Hace unas semanas un amigo mío, ex del Cuerpo de la Aviación, militar listo para cualquier acción, me contaba que le habían tomado un examen de manejo defensivo como parte de una prueba para ingresar a un puesto de alto nivel de seguridad privada... Me quedé admirado cuando me dijo que el propio juez de su prueba, tablero en mano, a la diestra de él, le ordenó se pase a toda velocidad la luz roja bajo cualquier consecuencia, además que si la Policía de Tránsito lo siguiera, que los evite sin detenerse...
Ya te darás cuenta los métodos que tienen en Perú los señores que están metidos con la milica y demás.
Bueno, ojalá aquí se les quitara puntos a los malos conductores, sobre todo de transporte público. A propósito, tengo un relato respecto a ese tema en mi blog, está bajo el título de "RUTA NM-34 Y OTRAS", etiqueta "DE MUCHOS REPLAYS". No es una historia que me haya ocurrido, es un invento nacido de tantas ocasiones que uno la pasa mal en esas "combis" (así se les llama acá a las busetas de transporte público).
Gracias por todo y hasta otro post.

Tu amigo:

César Ignacio, LIDER DE LA PARTIDA.

Dani y Fabi dijo...

Realmente espero que las normas se apliquen a TODOS!!! Aunque me consta que no es así... y sucede en el mundo entero... En algunos paises más que en otros...
Pero muchas veces me encuentro con gente que dice: "para qué vas a respetar la norma si no la respeta nadie?" Acaso lo que la mayoría hace (malo) me habilita también a mi?, que la mayoría no cumpla una norma significa que la norma caduca?
No comparto ese pensamiento en lo más mínimo!
Me gustan tus reflexiones Marian!
Te seguiré leyendo!
Besos
Fabi

Spinnaker dijo...

Me gustaría pensar que todos las cumplimos. Es un beneficio para la colectividad.
Pero es verdad que aquí en mi comunidad, que es Galicia, no es la primera vez que he escuchado a alguien para escaquearse de la multa, el sonsonete de: "Soy del Cuerpo".
Bendito favor le hacen esas personas al tan llamado "Cuerpo"