domingo, 30 de diciembre de 2007

A propósito de las radiaciones

Según los expertos el ordenador emite ondas electromagnéticas que pueden afectar a la salud de las personas.
Está bien que nos avisen de los peligros a los que nos exponemos al utilizar los ordenadores, microondas, teléfonos móviles y demás aparatos de la vida moderna.

Tengo la impresión de todas formas de que no se sabe mucho todavía o por lo menos no nos cuentan todo lo que saben.
El tema suscita interés y se habla de ello en muchos sitios.

LIDER DE LA PARTIDA en su blog, http://cheeregua-man.blogspot.com/, comentaba algo sobre este tema "...El mundo es una trampa y pocos podemos escapar: las ondas de radio nos tienen prisioneros y son la causa de muchos males en la gente..."
Visto así da un poco de miedo, tampoco hay que sembrar el pánico.
Ya que al parecer no podemos escapar del peligro, debemos intentar encontrar "antídotos" para paliarlo.

Me he dado una vuelta por varios sitios en la red y encontré un blog interesante, http://www.homowebensis.com/archivos/cactus-anti-radiaciones/, en él se trata sobre la conveniencia o no de colocar un cáctus delante de la pantalla del ordenador para que este absorba las radiaciones emitidas por la pantalla.
El blog como digo es interesante y he pasado un rato grande leyendo las opiniones expuestas, lo he pasado bien porque ver tal diversidad de opiniones resulta entretenido, pero he descubierto que el tema es inagotable, se está debatiendo sobre ello desde finales del verano de 2003 y al parecer todavía está activo el debate. De lo cual deduzco que no hay nada claro al respecto, pero yo por si a caso voy a poner un cáctus junto al ordenador. Si me protege pues muy bien y si no, lo tendré como objeto decorativo, ¡¡¡son tan bonitos...!!!




2 comentarios:

Edurne dijo...

Habra que poner un cactus, funcione o no, porque hay días en que una se sienta frente al ordenador y empiza a descubrir sitios tan interesantes que no puede apartarse de la pantalla y el resto del mundo empieza a sobrarle. Vengo del blog de Amelia al que llegué por casualidad y él me ha traído a este. Un saludo.

Marian dijo...

Bienvenida Edurne, estoy de acuerdo contigo en los descubrimientos de la red.