sábado, 17 de mayo de 2008

A propósito de los 902

El otro día Druid hacía una crítica de lo que nos cuesta tomar decisiones cuando algo no nos gusta, decimos que vamos a tomar medidas y luego la pereza de empezar con papeleos nos echa para atrás y nos quedamos como estábamos, aunque nos fastidie mucho.
A mi lo que me viene tocando las narices es el tema de los servicios que contratamos, por ejemplo, la compra de billetes de viaje por Internet.
A la hora de comprarlos todo va bien, vas rellenando el formulario y ya está la compra hecha.

El problema viene cuando te surgen imprevistos y te ves obligado a cambiar la fecha del viaje.
Para empezar me cabrea mucho que para aclarar cualquier cuestión de los mismos, cada vez se esté implantando más lo de llamar a un número que empieza por 902, al que no te quedan más narices que llamar porque interesa dejar bien aclarado el cambio.

Nada más llamar te sale una grabación explicativa de cuánto te va a costar:
1º el establecimiento de llamada, 2º a cómo te cobrarán el minuto de conversación, 3º que si prefieres consultar la página web de la empresa (te dan la dirección de la web), y 4º para finalizar te informan que por medidas de seguridad la conversación será grabada.

A continuación empieza otra odisea, te dicen:
“Si su llamada es para tal, pulse tal número, si es para cual, pulse otro número, si es para hacer un cambio en una reserva ya realizada, pulse otro número” (y le das)
…”Si tiene el número de compra del billete, introdúzcalo ahora, si no lo tiene a mano y lo desea puede colgar mientras va a buscarlo y vuelva a llamar de nuevo”.
Introduces el código de compra que te están pidiendo y entonces va y te suelta:
“En breve le atenderá uno de nuestros agentes, no cuelgue por favor” y te sale una musiquilla de espera, tu ya mosqueado, pasan 15 segundos y te vuelven a recordar que no cuelgues, y así hasta 8 veces o más.

Por fin una voz humana (mecánica y cansina) te dice:
“Le atiende fulanito de tal, en qué puedo servirle” y con el cabreo que llevas encima, ya casi ni te acuerdas para qué llamabas.
Con voz cabreada le expones el problema y te suelta:
“Eso le supondrá un incremento de 100 € de penalización y 8 € más por gestiones de la empresa” y la llamada telefónica, no? porque llevo aquí tratando de solucionar esto desde hace 10 minutos, le digo yo.
El responde como quien no quiere la cosa: “Pues si”.
Comiéndote la rabia porque no te queda más remedio que hacerlo, le dices, bueno venga pues adelante.
Entonces es cuando te dice:
“Le tenemos que mandar un e-mail a la cuenta de correo desde donde hizo la compra del billete y el cambio no se hará efectivo hasta que usted nos lo responda confirmando la solicitud de dicho cambio”.
Te despides con mucho cabreo y de muy mal humor.

Vas al correo y efectivamente allí te está esperando un nuevo e-mail que dice: “Solicitud de cambio de billetes”
Lo abres y te informan otra vez de todo lo que ya te han dicho por teléfono. Respondes para confirmar y llega otro e-mail en el que te informan:
“Se está procesando el cambio y en unas 48 horas mandaremos otro e-mail para informar sobre el nuevo itinerario de viaje, en caso de no recibirlo, vuelva a mandarnos un e-mail y nos pondremos en contacto con usted lo más rápido posible”.

Parece un monólogo del Club de la Comedia, ¿A que sí?
Lamentablemente esto sucede de verdad y lo peor de todo es que no se a quién, o cómo, o si me servirá de algo protestar.
Por lo menos lo digo aquí, ya que el derecho a la pataleta no me lo pueden quitar.

¿No os parece que estamos rodeados de sanguijuelas que por todos lados nos sacan los cuartos?




34 comentarios:

tia elsa dijo...

siiii totalmente de acuerdo! Te sacan de quicio, es de terror, cualquier reclamo que quieras hacer o duda, o hasta para pedir turno a un médico en una clínica es el mismo sistema, te agota y es un saca plata continúo, porque mientras te dicen todo eso y esperas con la dichosa musiquita, los minutos corren junto con los pesos o euros o la moneda que fuere.Un beso enorme Tía Elsa y buen fin de semana.

MªJose dijo...

Solo pasaba para saludarte y para desearte un feliz fin de semana...por supuesto después de leer tus nuevas entradas que me parecen muy interesantes.
Besicos desde www.villarochel.com

Marian dijo...

Tia Elsa, a mi también me sacan de quicio, lo que no entiendo como la administración no regula eso, es un robo muy descarado, así cualquiera gana dinero. Buen finde para ti también, gracias.

Mª José, gracias por entrar, me da alegría veros a todos por aqui y gracias por tu comentario, luego me paso por tu sitio que es un buen lugar para rebajar el estrés.

Ana dijo...

Calla,calla....
No viste mis posts de ONO?
Pasa lo mismo con vários servícios,siempre tienes que llamar a un 902,la grabación,te pasan a 50 mil empleados,repites 50 veces la misma información....
Ya pagamos por todo,solo falta pagar por respirar (ya no me acuerdo de quien lo comentaba en un post)

besos guapa,y paciencia

Cecilia Alameda dijo...

Te sacan la pasta de una manera inevitable para ti. Todas las empresas se están apuntando a los 902: hasta para pedir cita en un hospital tienes que teclear uno de esos números. Es una vergüenza ante la que deberíamos hacer algo. Pero tienes una urgencia y llamas.
Igual debería recurrir este sistema la Organización de Consumidores o el Defensor del Pueblo, porque las tarifas del teléfono se disparan.
Y luego ¡que tengas suerte y te solucionen el problema, que no siempre lo hacen!

Adriana Lara dijo...

jjajajajajaja!!!!!
Me ha pasado algo parecido!!!!
Yo desconfío hasta de los cajeros automáticos: mejor siempre es una persona que te atienda y no un amaquinita endemoniada.

Marian dijo...

Ana, Cecilia y Adriana: gracias por los comentarios.
Es que no entiendo como se les consiente esos abusos, se sabe que se comenten pero no se actua, que alguien me lo explique...

MoHiKaNa dijo...

A mi ya me da miedo llamar para preguntar hasta el horario de los autobuses. Es que esto está fatal, fatal. Hay tanta crisis que uno ya no sabe como sacar el dinero. Ofuuuu.

Biquiños.

Carmen dijo...

Patalea, hija, patalea, no sabes hasta que punto te comprendo, ese tipo de conversaciones acaban con la poca paciencia que tengo, me desesparan. Un beso.

José Manuel dijo...

y cuando después de media hora intentando que te atiendan, y ppipipipipipi, se corta y vuelta a empezar. ahhhhhhhhhhhhhh!!!

Marian dijo...

Mohikana, Carmen y José Manuel: Pues si, ahora parece que lo que se lleva es el 902 para todo, y por mucho que patalee no consigo nada.
Gracias por dejar vuestro comentario.

los retales de Luisa dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Marian ,yo la verdad es qué no he tenido muchos problemas salvo en mi ultimo viaje a Paris sacado por internet ,fué un cumulo de cosas y mala suerte ,por suerte todo se quedo en mera anecdota pero juré no volver a comprar más billestes por internet .Un beso preciosa .

Marian dijo...

Lua, pues entonces ya entiendes de que hablo, aún hoy estoy tratando de solucionar el cambio de unos billetes, con lo fácil que resultó comprarlos y el trabajo que me está dando cambiar la fecha.

M@R dijo...

A LA HORA DE PAGAR UNA FACTURA O DE IR AL BANCO, DIOS, QUE STRESSS,,,
Y ME DIGO YO NO VOY, Y ENVIO AL HIJO, PERO CUANDO ME TOCA IR YO, CASI LLORO,,,
NO SOPORTO ESAS COSAS,,,
NUNUNUNU,,,,

ABRAZOS,,,

El TITO dijo...

Estas cosas están comoel chiste aquél del tipo que va por la carretera, se le poncha una llanta en medio de la nada. Apurado busca dónde pedir un gato para cambiar la llanta así que ve a lo lejos una casa y decide ir para allá. Mientras camina va pensando:

-seguro no me lo va a prestar, me va a salir conque a lo mejor se lo voy a robar, que no tiene, etc

-Diablos!, está muy lejos y todo para que me salga conque no tiene tiempo, no puede atenderme...

Llega hasta la puerta de la casa, ya encabronado de tanto calentarse la cabeza. Toca la puerta, le abre un tipo y le dice

- Buenas tardes, en que...
-Buenas!, qué tienen de buenas!, sabe qué, su herramienta se la puede meter por el c...

jaja

Bueno ya me voy. Saludos

Marian dijo...

M@r, es una lata todo eso, el tema de las ventanillas está muy pesado también, pero los cambios por internet a veces complican mucho la vida.

El Tito, jejeje, muy gracioso el del gato, ya iba preparado para una negativa.
Se ve que estamos acostumbrados a que nadie se quiera molestar por los demás, pero me consta que también a pesar de todo, hay gente muy buena por ahí.

Abedugu dijo...

Elegiste un buen tema, y todo lo que cuentas se puede aplicar a otras muchas empresas. Cada vez con más frecuencia te encuentras que cuando llamas a una empresa para aclarar algo topas con una máquina y cuando logras hablar con una persona pasó por lo menos media hora. Es desesperante.
Un abrazo mientras espero volver con regularidad al mundo bloggero.

Marian dijo...

Abedugu, bienvenida de nuevo, te extrañaba, me alegro que estés de vuelta. Un abrazo.

LEO MARES dijo...

mira que odio los 902...
un abrazo!

Estrella Altair dijo...

hola he llegado desde el blog de Abegudu a la que me he pasado a saludar para ver que tal estaba.

Te leo y me rio, en el buen sentido, por que estoy muy de acuerdo con eso de que todo el mundo lo único que parece buscar es la mejor manera de sacarte un dinero...

Y lo de comentar en un telefono que es como una caja boba interminable, sin que se llegue a ninguna parte es verdaderamente insoportable y todos los hemos experimentado.

Un saludo

Cani dijo...

¿Habra algo peor que hablar con el contestador? Creo que si, hablar con un automata, de esos que tu dices "le habla..." cuando yo leia tebeos, habia un espacio que se titulaba "Dialogos para Besugos" pues igual.
Un saludo

Marian dijo...

Leo, bienvenido al club, a mi me ponen de mal café...

Estrella, bienvenida a mi blog desde ahora también el tuyo.
Si el 902 por lo menos ha servido para hacerte sonreir no debe ser tan malo, jeje.

Cani, los 902 son de lo más parecido al diálogo de besugos, al menos así lo siento yo.

Frabisa dijo...

Querida, Marian

Creo que todos hemos tenido que vivir situaciones como las que cuentas y nos hemos subido por las paredes!!!!!!!!

La parte fea e inconveniente de las nuevas tecnologías. Mucho me temo que no es algo que vaya a menos, todo lo contrario

un besito, guapa

Marian dijo...

Frabisa, tienes razón, son los contras del progreso, pero no quiero acostumbrarme a eso, porque sigo opinando que debería estar controlado.

jorge luis jaimes dijo...

hola, vengo a dejerte mi huella y he querido regalarte un lindo poema.
con cariño desde venezuela jorge luis.

INOCENCIA AÑORADA


SIN SABER PORQUE,

AHORA ESTOY PENSANDO

EN LA MANERA DE MIRARTE A LOS OJOS,

SIN QUE NADIE A NUESTRO ALREDEDOR

NOS MOLESTE,

ESTOY PENSANDO EN LA MANERA

DE BESARTE SUAVEMNETE,

CON FRESCURA,

CON INOCENCIA;

ESTOY PENSANDO EN LA MANERA

DE VOLVER A MI NIÑEZ,

Y CONTIGO,

AL PRIMER BESO.

Marian dijo...

Jorge Luis, gracias por el poema, es precioso. Volver a la niñez a todos nos gustaría sobre todo con esa dulzura...

unjubilado dijo...

Antes te mandaban de una ventanilla a otra, eso si tenías suerte y no te mandaban al otro lado de la ciudad en donde estaba el funcionario que tenía que finalizar la solicitud presentada, evidentemente perdías toda la mañana.
Ahora con internet, pasa algo parecido, pierdes dinero es irritante, pero por lo menos no te mueves de casa y lo mejor es que no ven la cara y los ademanes que les estás haciendo.
Un saludo

Marian dijo...

Jubilado, eso de los ademanes me ha gustado, aunque sólo sea como desahogo del momento, reconozco que he puesto varias caras de esas que asustan jeje. Lo malo es que como no me veían pues se han salido con la suya y se han quedado tan frescos...

Veca dijo...

Totalmente de acuerdo!!

Veca dijo...

Ah! Gracias por tu visita a mi blog! ;-)

d´Agolada dijo...

Tienes razón, es indignante como nos tratan, yo ayer mismo, llamé a Movistar a preguntar una cosa, y después de pasar por el robot y por dos personas, acabaron diciéndome que no les funcionaba el sistema, que llamase más tarde. Les colgué, es despreciable el trato que nos dan, desde luego... Un beso.

Marian dijo...

Veca y D´Agolada: todos estamos de acuerdo en que no hay derecho pero quienes regulan todo esto no se dan por aludidos o será que tienen trato preferente? y si no es así porque no toman medidas?

Chela dijo...

Odio el tener que contactar con voces grabadas, alternativas numéricas, oficinas sin dirección...
Me costó un año dar de baja a mi madre de la compañia Telefónica y el consiguiente gasto de tiempo, llamadas, etc. Para darte de alta de cualquier cosa lo hacen al momento y rañidamente, darse de baja o modificar algo es un pesadilla.

En realidad para esto son importantes las asociaciones de consumidores que están librando batallas constantemente con estas empresas tan escurridizas y que nos sacan tanto dinero.

Un abrazo.

Marian dijo...

Chela, para contratar te vienen a buscar a casa y para rescindir el contrato no hay quien les encuentre...