jueves, 29 de noviembre de 2007

A mis 95 años


A propósito del blog de María Amelia "A mis 95 años"

La sociedad vive deprisa, entre el trabajo, los niños, la casa, los amigos, el ocio..., no queda mucho tiempo para cuidar de los ancianos y lo más sensato parece dejarlos en una residencia para que gente especializada se encargue de ellos.

Cuando vamos de visita (cada vez más esporádicamente) nos reciben con inmensa alegría y presumen ante sus compañeros "mira es mi nieto" o "son mis hijos" y nosotros nos vamos después al cabo de un rato con la sensación de que se han integrado maravillosamente en la residencia, ya tienen sus amigos y parecen felices.

Visto así parece que el problema se ha resuelto muy bien, ya podemos seguir con nuestro vertiginoso ritmo de vida.

Sin embargo basta que una señora a sus 95 años se asome a la ventana de Internet y de repente todos queremos adoptarla como nuestra abuela, contarle nuestras preocupaciones o nuestras alegrías y esperamos que ella nos dedique algo de su tiempo y si de paso nos mima un poco mucho mejor.

A todos nos parecen muy sabios sus consejos, nos alegra que nos cuente sus andanzas de tiempos ya lejanos. No dejamos de ser niños ante ella, nos gusta que esté ahí, nos escuche, nos dedique carantoñas y unas palabritas motivadoras o consoladoras según necesidad.

Osea que reflexionando un poco no rechazamos de plano a los abuelos, sino sólo sus achaques, sus carencias, en fin todo aquello que suponga un poco de esfuerzo de cara a sus cuidados.

Al contrario que ellos que siempre están dispuestos a ayudarnos con las tareas cotidianas, los niños, la casa etc. a pesar de esos achaques y carencias que limitan sus capacidades.

Y que bien nos viene su ayuda, hasta que un día después de llevarse algún que otro disgusto por no estar a la altura, alguien decide que en la residencia estarán muy bien atendidos.

Seguro que a muchos les gustaría tener a los abuelos en Internet o lo que es lo mismo en la distancia, pero eso si, siempre disponible para nuestros momentos bajos o cuando necesitamos una inyección de cariño.

Otra cosa muy distinta es estar disponibles para nuestros abuelos. Pero la vida es cíclica amigos, esto es, un día los abuelos seremos nosotros.

Soy consciente de que no todos los abuelos viven la misma situación (menos mal), los hay que deciden voluntariamente ir a una residencia y verdaderamente son felices, pero no nos engañemos, sólo en el caso de que sean ellos quienes lo deciden. Excluyo lógicamente a ancianos con enfermedades graves que necesitan asistencia permanente.

12 comentarios:

Ana dijo...

Hola

conoci tu blog através del de Amelia.

Me gustó mucho como expones el " problema" de los abuelos, y tienes mucha razón en todo lo que dices.

Espero que sigas escribiendo en tu blog.

Besitos

patricia dijo...

hola, te conoci a traves del blog de amelia y estoy de acuerdo con vos en eso de dentro de poco los abuelos seremos nosotros,creo que eso los asusta, verse como seran y las nesecidades y carencias que tendran, los asusta el porvenir y no les gusta tenerlo enfrente continuamente, por eso los abuelos terminan guardados,en lugares algunas veces deplorables,fuera de la vista,donde no les recuerden a sus hijos que tambien ellos terminaran asi,aunque se hagan cirujias, lifting y se tomen todos los antioxidantes que se conocen.

JayJa dijo...

Bueno...
Todos conocemos o tenemos historias, acerca de nuestros abuelos.

Yo soy cubana, en mi Patria, las personas de edad avanzada andan en las calles, hablan con el vecino, cocinan, cuidan los nietos, rien, pelean, viven!!!! hasta que mueren, existen algunos hogares de ancianos, pero son los menos, alla en mi Patria lejana, al menos hasta que allí estuve, los ancianos, no son tan vistos como ancianos, sencillamente son seres humanos, que viven junto a los otros, llenos de bríos, o achaques de la vejez, pero la mayoría, la gran mayoría llenos de vida y vitalidad, ayudando sin cesar a sus descendientes, a los nietos, los bisnietos y a veces hasta a los tataranietos, no se les mira casi nunca como estorbo, o como algo que ya no sirve, ellos están ahí, tan solo con un poco más de edad, hasta el día que a ellos les llega su fin como a cualquier otro ser humano, y es usual ver a la abuela, no sólo aconsejando que debe comer el bebe, o que debe darsele si tiene cólicos, sino que la abuela, cuida del bebe, atiende al bebe como la madre sabiduría, en fin los abuelos son, eso, nosotros mismos, pero con más edad...

En Estados Unidos...
Bueno... muy distinto, el vecino para empezar, no concoe al vecino, el vecino no te da el saludo, y mucho menos llegará a tu casa para mirar al abuelo si algo necesitase, porque luego viene el que si queria robar... si queria hacer un daño, si quería abusar del abuelo... en fin...

Entonces viene la parte triste, la muy triste, los abuelos, a medida que pasa el tiempo, entre 4 paredes, día a día y luego el sonido sólo de las paredes para ellos, porque el vecino no viene, porque nadie viene, porque cada cual cogio su carro y se fue a trabajar, porque cada cual lucha por la sobrevivencia, por el pan de cada día y algo más, por el pagar los billes de cada día (Facturas de pagos) billes hasta por reirte si te ries!!!!

Y ahí esta el abuelo, a quien le dices que lo acompañe? Llegará el día que el abuelo o la abuela no desee hablar más con las paredes y deje de hablar, no puede salir sola a la calle porque los carros son un peligro y además hay muy poca gente en las calles por no decir casi nadie!!!

Y si ese abuelo o abuela esta enfermo y no puede estar sólo, entonces llegó el nursery home -Hogar de ancianosy que puedes hacer, si el dinero apenas alcanza para esos billes diarios y a montones.

Entonces allí dejarás a la abuela, entre esas paredes, con un cuadrito triste en su mesa de noche, con otra viejita al lado, la mayoría de las veces peor, y entre quejidos y gritos nocturnos ella aprenderá a seguir el curso de su fin...

Es la historia de la mayoría de los ancianos en los Estados Unidos, donde hay que trabajar duro para sobrevivir, donde el vecino, no es tu vecino, porque en mi Patria decían que el vecino era tu mejor amigo, tu familiar y acá ni hola te da.

Así, así triste a cambio de tener todos carros lindos, zapatos, entre 10 y 50 pares, 100 aretes, 100 collares y sin embargo eres pobre y el abuelo no carga al niño, o no lo dejas que te lo cuide, por si acaso algo pasa, de negligencia lo acusaran pero lo más triste de negligencia te acusaran y entonces el abuelo deja de servir para algo, deja de usar sus pies, de usar sus manos, deja de hablar...

Y allí mi abuela materna, estuvo entre ese cuarto triste por unos años y todos ibamos a verla, a besarle la frente a echarle colonia de violetas en el pelo porque ella encantaba de eso, a decirle abuela sabes quién soy? Y ella decía, si mi negrona? Mi nieta!!! Y a veces muchas me reconocía más que a sus propias hijas, porque así de grandes son las abuelas, y aunque era triste tenerla allí, y aunque era triste no poderla sentar a coger el Sol en el patio vacío de la casa, pedíamos a Dios tenerla más, cada día más, para seguir viendo sus ojos inmensos y azules, su pelo blanco y asortijado, sus manos pequeñas, e íbamos todos a verla, comos si fuese un día festivo, y no sé si ella era feliz de estar así, pero si sabemos que ella estaba ahí porque Dios no quería que ella se fuera, quería que poco a poco fueramos diciendole adios, adios infinito hasta que un día ella decidio partir... Así calladita, suave, como era ella, y entonces yo supe cuanto yo necesitaba de tener su cabeza blanca y sus respuestas picantes, y cuanto yo deseaba tener un beso de ella en mi cachete, y cuanto de la vida de mi madre de la juventud que le quedaba la abuela se llebava con el adiós de ella... porque de pronto mi madre envejeció, suavizo su alegría y yo tuve que luchar para que recuperará lo que le había llevado la tristeza de la perdida.

Si los abuelos, son algo bello, los abuelos, no creo que pueden ser olvidados con facilidad, ellos representan la vida misma, y sabemos que al irse se nos va un poco de nuestra vida...

Cada país tiene sus costumbres, en el mio los abuelos son pueblo, en Estados Unidos, son nuestros progenitores, pero en el corazón de un nieto el abuelo es el todo de lo dulce, el todo de la ternura, el todo del amor...

Y ahí aunque ya no existan, como materia, para amarlos y recordarlos sólo necesitamos corazón de nietos!!!

Yo creo firmemente que para amar, no hace falta ni siquiera tener cerca al ser amado, sólo hay que saber amar!!!

Para mi abuela Maria Amelia


tu nieta cubana en USA

cricri dijo...

Yo también te leí en el blog de Amelia y estoy de acuerdo pero creo que cada situación es un mundo. Cuando tú aún trabajas, no hay dinero para una persona 24 horas al día con los abuelos y sólo queda un piso con el que contar para sacar dinero (y gracias que existe), ¿qué haces? Creo que como en todo, hay residencias horrorosas y otras en cambio en las que están activos, haciendo cosas, casi mejor que en casa que muchas veces pasan el tiempo sentados delante de la tele. Ojalá todos tuviéramos más tiempo para dedicar más atención a nuestros mayores, ojalá existieran más residencias públicas o centros de día en donde de verdad se prestara una buena atención a los mayores...Queda muchísimo por hacer!!

Da y Fa dijo...

Me encantó tu reflexión! Por supuesto cada caso es un mundo, pero la generalidad es como la planteas!
Abriste un blog muy inquietante, ya que planteas que te preocupan e interesan los temas sociales, planteas que gracias a Internet muchos tienen la posibilidad de exponer sus ideas e historias, y que en muchos casos aparecen cosas MUY interesantes para compartir!
Ojalá continúes con esta línea, realmente me interesa y pienso visitarte muy seguido!
Desde que comencé mi blog, descubrí que puedo enriquecerme MUCHO leyendo a otros, y diariamente realizo una recorrida entre los "favoritos".
Nadie se cruza en tu camino por azar, no?
Mucha suerte!!! y Bienvenida!!!
Fabi (mamá de Valentina)

Rosa Kapila dijo...

Marian,

muito inteligente suas observações no blog de Maria Amélia. Sempre que estou aflita leio o blog de nossa "musa inspiradora".Quando você puder visite o meu blog e também faça comentários, se quiser.
um beijo de Rosa do Rio de Janeiro (Cidade maravilhosa, Brasil)
rosakapila1@yahoo.com.br
meu blog: www.rosakapila.zip.net
obs: pode escrever mesmo em espanhol, que eu leio.

Marian dijo...

Os doy a todos la bienvenida a mi blog, a los que ya estais dentro y a los que entreis después. Agradezco vuestros comentarios, todas las aportaciones me parecen interesantes.
JayJa dice:
"Cada país tiene sus costumbres, en el mio los abuelos son pueblo, en Estados Unidos, son nuestros progenitores, pero en el corazón de un nieto el abuelo es el todo de lo dulce, el todo de la ternura, el todo del amor..."
Que bonitas palabras, todos deberiamos tener siempre corazón de nieto.
Cricri, habla de lo mucho que queda por hacer y de los problemas que se plantean a las familias trabajadoras para atenderlos, es cierto faltan muchos centros de día donde nuestros mayores puedan estar bien atendidos, practicando diversas actividades que mantengan más ágiles sus mentes y sus cuerpos y después regresen por la noche "al hogar" al igual que el resto de los miembros de la familia.
La realidad es que muchísimos mayores están solos sin nadie que se preocupe de ellos y eso no debemos permitirlo.

Alternant dijo...

Muy interesante, enhorabuena por tu blog y continúa con él!!

Anónimo dijo...

tienes toda la razón.

tiomark dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
monteiro dijo...

olá, vivo em Portugal e cheguei ao vosso blogue através da Maria Amélia.
Quero dizer-vos que concordo com o que dizes.
Felicidades para o futuro, são os votos de Ribeiranovoshorizontes.blogspot.com

entra y descúbrelo . dijo...

entra en gvia.blogspot.com y descubre Cora cora y todo lo demás granvía entra y descúbrelo